domingo, mayo 06, 2018

Sherry Beer, cerveza al vino de Jerez

Sherry beer bota de Jerez
La estética viste a Sherry Beer. Autor: Martín Varela Santos.
Hemos descubierto Sherry Beer, unas cervezas artesanas llegadas de Jerez de la Frontera (Cádiz). La peculiaridad de esta cerveza reside en su paso por barrica de roble que antes contuvo vino de Jérez. Sherry Beer reinterpreta la historia del siglo XVIII ¿Qué pasaría si hubiésemos embarrilado cerveza en las barricas de vino que vendíamos a Europa? Hoy disfrutamos la respuesta.

Sherry Beer se desmarca de la tradición andaluza para ofrecer una bebida de categoría. Entres sus referencias, probamos tres estilos: IPA, Blond y Dubbel. Estos dos últimos son de inspiración belga. Antes pasar al comentario individual, quiero destacar que son tres cervezas de cuerpo generoso con cierta sedosidad, en la que la levadura sigue presente. Además, nos encontramos con un producto que, por su proceso de elaboración, resulta sabroso en líneas generales.

Sherry beer bota de Jerez 2
Botas de vino de Jerez
Comenzamos la cata con la Blond Ale. Presenta aspecto dorado y espuma blanca más bien fugaz. No destaca por su intensidad aromática, sino por el gusto dulce y afrutado con tenue amargor final. El 6% de alcohol no desagrada. Muy diferente es la IPA, también madurada en barrica. Sentimos la carga de lúpulo nada más abrirla. Esta cerveza color ámbar oscuro ofrece aromas afrutados y cítricos. Es más refrescante que amarga. En boca recuerda al melocotón. La espuma color hueso tarda en desaparecer. Apenas percibimos el 7% de alcohol.

Terminamos la cata con una Dubbel extraordinaria. Es una cerveza muy distinta a las anteriores. Su color miel oscuro anticipa un profundo carácter maltoso. El sabor es complejo. La acidez evoca vino y la sidra, mientras que el dulzor recuerda a gominola. Recomiendo tomar esta Dubbel de Sherry Beer con calma para que coja temperatura. No en vano goza de un 8% de alcohol.


En definitiva, las tres referencias que he probado Sherry Beer me han parecido cervezas de calidad. Ninguna ha defraudado. El queso curado o la cecina podrían acompañar bien, pero tampoco las maridaría. Estas cervezas tienen personalidad suficiente. Degustarlas ha sido una experiencia agradable y evocadora. Ahora el coqueto diseño de su etiqueta adorna mi estantería.

No hay comentarios:

Publicar un comentario